Homilías para el Ciclo B (Año 2015)

En las celebraciones dominicales de este año viviremos el ciclo litúrgico B y durante este tiempo nos acercaremos al Evangelio según San Marcos. Por eso, una vez más, con el mismo propósito de los años anteriores, el Equipo Diocesano de PROCALA (Proyecto de Capacitación Laical) ofrece este material de reflexiones dominicales elaborado por el Padre José Lorenzo Guzmán Jiménez. Esperamos que sea una herramienta de mucha utilidad y provecho para todos los agentes de pastoral de la Diócesis de Ciudad Guzmán.

La obra de Marcos nos sitúa en la segunda generación cristiana. El Evangelio ya ha traspasado las fronteras religiosas del mundo judío y se ha abierto también a los gentiles, llegando incluso a la misma ciudad de Roma, centro geográfico, económico y político del Imperio Romano. Allí el cristianismo muy pronto es visto como un movimiento sospechoso y es duramente perseguido. Es en este contexto en el que probablemente Marcos escribe su Evangelio, la Buena Noticia de Jesucristo. Hijo de Dios (1, 1).

Homilías para el ciclo BUna tradición muy antigua identifica a los destinatarios con la comunidad perseguida de Roma en tiempos de Nerón (año 64). Se trata de una comunidad mayoritariamente de origen pagano, pobre y en crisis, que estaría llamada a dar testimonio de su fe tal como la dio su Maestro y Señor en la Cruz.

A este Evangelio siempre se le ha llamado “según San Marcos”, atribuyendo la autoría a un discípulo de San Pedro: el mismo Juan Marcos que se nombra en el libro de los Hechos y que envía saludos en Col 4, 10; Flm 24 y 1 Pe 5, 13. Aunque esta atribución no es absolutamente cierta, tampoco hay razones suficientes para negarla.

En cuanto a la fecha de su composición, según la tradición, Marcos escribió su Evangelio después de la muerte de San Pedro (año 64); y según datos que nos ofrece su Evangelio, antes de la destrucción de Jerusalén llevada a cabo por los romanos debido a la rebelión de los judíos (año 70). Por eso se acepta como fecha probable de composición del año 65 al año 70. En cuanto al lugar de composición, Roma es el espacio más aceptado, no sólo porque así lo indica la tradición, sino también por ciertas referencias que el mismo Evangelio presenta.

El Evangelio de Marcos fue para las primeras comunidades cristianas, y lo sigue siendo para las de hoy, una invitación a descubrir el auténtico rostro de Jesús, recorriendo junto a Él la senda que conduce hasta la Cruz y que culmina en la Resurrección. Es un escrito de carácter catequético y pastoral que ayudará a profundizar en la persona y en el misterio de Jesús. Desde esta perspectiva, el Evangelio se puede dividir en dos partes:

I)      Jesús revela quién es y cuál es su misión por medio de sus acciones y de su enseñanza. Escoge un grupo de colaboradores, a quienes da instrucciones precisas. El punto culminante es la proclamación de Pedro: “Tú eres el Mesías” (1, 1-8, 30).

II)    Jesús muestra que cumplirá su misión en la humillación y la muerte, pues ha venido “para servir y dar su vida en rescate para la multitud” (10, 45). Sin embargo, la muerte no será el final; después de resucitar volverá a reunir a sus discípulos, para encargarles una misión (8, 31-16, 20).

En las celebraciones dominicales de este año viviremos el ciclo litúrgico B y durante este tiempo nos acercaremos al Evangelio según San Marcos. Por eso, una vez más, con el mismo propósito de los años anteriores, el Equipo Diocesano de PROCALA (Proyecto de Capacitación Laical) ofrece este material de reflexiones dominicales elaborado por el Padre José Lorenzo Guzmán Jiménez. Esperamos que sea una herramienta de mucha utilidad y provecho para todos los agentes de pastoral de la Diócesis de Ciudad Guzmán.

Aquí pueden descargar las Homilías Ciclo B 2015 y la Portada Ciclo B 2015.

 EQUIPO DIOCESANO DE PROCALA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *