Homilía para la Vigilia Pascual 2014

Ir a Galilea

Misal Romano 023

Ha resonado nuevamente la mayor Buena Nueva de toda la historia: ¡el crucificado ha resucitado! Este es el centro de la Historia de la Salvación, sintetizada en los textos bíblicos que acabamos de escuchar. Junto con el anuncio de la Resurrección de Jesús, el ángel les pidió a María Magdalena y la otra María que fueran a comunicarles a los demás discípulos esa noticia y que lo verían en Galilea. Jesús también les pidió que les dijeran de ir a Galilea para encontrarse con Él.

Ir a Galilea

Textos: Gn 1, 1-2, 2; Gn 22, 1-18; Ex 14, 15-15, 1; Is 54, 5-14; Is 55, 1-11; Bar 3, 9-15. 32-4, 4; Ez 36, 16-28; Rm 6, 3-11; Mt 28, 1-10.

Misal Romano 023

Ha resonado nuevamente la mayor Buena Nueva de toda la historia: ¡el crucificado ha resucitado! Este es el centro de la Historia de la Salvación, sintetizada en los textos bíblicos que acabamos de escuchar. Junto con el anuncio de la Resurrección de Jesús, el ángel les pidió a María Magdalena y la otra María que fueran a comunicarles a los demás discípulos esa noticia y que lo verían en Galilea. Jesús también les pidió que les dijeran de ir a Galilea para encontrarse con Él.

¿Por qué a Galilea? ¿Qué interés tenía Jesús, si era tierra de paganos? Es que allí comenzó su misión y gran parte de ella la vivió en esa región. Pero, allí también comenzaría la misión de los discípulos, porque Jesús ya había terminado la suya con su muerte en la Cruz. El anuncio de la Resurrección está entonces ligado a la misión. Ni ellos ni nosotros podríamos quedarnos solamente con la alegría de que Jesús resucitó; es necesario salir a comunicar esa Buena Nueva.

Junto con la celebración nocturna por el anuncio de la Resurrección de Jesús, también se nos pide que nos encontremos con Él en tierra de paganos. Nuestra región es de paganos, no porque no haya bautizados –casi todos lo estamos– sino porque a la mayoría de los habitantes del Sur de Jalisco no les está llegando el Evangelio… y esto es por nuestra irresponsabilidad. Hoy que nos encontramos con el Resucitado en la Comunión, se nos envía nuevamente a la misión.

19 de abril de 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *