Homilía para el 5° domingo de Pascua 2017

El Camino de la vida

Pascua5 A 17

Nos hemos reunido en este domingo, que es el quinto de la Pascua, para la celebración de la Eucaristía. En ella nos encontramos con Jesús resucitado, quien se nos ofrece como el Camino para llegar al Padre y se nos da como alimento para mantenernos con fuerza en el camino de la vida.

El Camino de la vida

Textos: Hch 6, 1-7; 1 Pe 2, 4-9; Jn 14, 1-12

Pascua5 A 17

Nos hemos reunido en este domingo, que es el quinto de la Pascua, para la celebración de la Eucaristía. En ella nos encontramos con Jesús resucitado, quien se nos ofrece como el Camino para llegar al Padre y se nos da como alimento para mantenernos con fuerza en el camino de la vida.

 Nuestro caminar personal y comunitario debe ser con Jesús y por Jesús. Así nos lo sugiere Él mismo en la respuesta que le dio a Tomás. Le dijo y nos dice: “Yo soy el camino”. Jesús les había hablado de que iba al Padre, de que en la casa del Padre hay muchas habitaciones, de que iba a preparar un lugar en su casa, de que quiere que sus discípulos y discípulas estén allá, y de que para llegar allá ellos ya sabían el camino. De ahí vino la pregunta de Tomás.

Como Diócesis tenemos un lema, que es síntesis del proyecto y la búsqueda por vivir la misión: somos “Iglesia en camino, servidora del Reino”. Se ha hecho el esfuerzo porque nuestro caminar diocesano sea no cada quien por su lado sino juntos, obispo, laicos y laicas, consagrados y consagradas, presbíteros y diáconos, barrios, colonias y ranchos, parroquias y vicarías. En este caminar nos han ayudado los planes de pastoral. Actualmente estamos en el proceso de evaluación del Cuarto Plan Diocesano. Nuestros referentes han sido Jesús de Nazaret, servidor del Reino, muerto en la cruz y resucitado por el Padre, y las primeras comunidades cristianas.

El camino a seguir lo marcó Jesús con su predicación y estilo de vida. Él es el Camino para llegar al Padre. Para esto es necesario anunciar el Reino de Dios, servir, atender enfermos, devolver la dignidad a los excluidos y desechados, multiplicar el pan, perdonar, entregar la vida como lo hizo Jesús. Esas fueron sus obras. Ese es el camino al cual se refiere cuando dice “Yo soy”. Eso es lo que tenemos que vivir sus discípulos y discípulas si queremos llegar a la casa del Padre, donde hay lugar para todos y todas.

Esto lo entendieron muy bien los primeros cristianos y lo pusieron en práctica, como escuchamos en la primera lectura. Ante el hecho de que las viudas estaban siendo desatendidas, los Doce convocaron a la comunidad a reunirse en Asamblea. Allí se vio que había que seguir orando, anunciando la Palabra de Dios, administrando los bienes que se ponían en común para solidarizarse con los pobres, atendiendo a las viudas; la solución que encontraron, en base al camino marcado por Jesús, fue distribuir los ministerios entre varias personas y eligieron a siete para que las viudas fueran atendidas en sus necesidades. Esas eran sus obras y reflejaban que era comunidad de personas que creían en Jesús y seguían sus pasos.

A propósito de que nos estamos acercando a la Primera Comunión de varios niños y niñas de nuestra comunidad parroquial, Jesús y la primera comunidad nos recuerdan el camino a seguir para estar en comunión con Jesús. No se trata de aprenderse rezos o preguntas y respuestas de memoria, para repetirlas como grabación. Se trata de realizar las mismas obras de Jesús, como Él realizaba las obras del Padre porque estaba en comunión con Él. Esto expresa que creemos en Él y que lo tenemos como camino. ¿Cuáles son las obras que muestran que creemos en Jesús?

Dispongámonos a recibir la Comunión sacramental, que es el Alimento para el camino de la vida. Renovemos nuestro compromiso de caminar, personalmente y como comunidad, con Jesús y por donde Él dejó sus huellas. No busquemos otros caminos, como el dinero, la droga, el consumismo, las tranzas, que nos alejan de la casa del Padre. Jesús es el camino, la verdad y la vida.

14 de mayo de 2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *