Homilía para el 4º domingo de Adviento 2019

El Mesías de los pobres
El Adviento es tiempo de esperanza. Este domingo Dios nos la alimenta a través de los textos bíblicos que se acaban de proclamar. Siempre se espera una vida mejor, pero los pobres y sufrientes con mayor ansiedad. Lo que Dios ofrece a su pueblo en el Antiguo Testamento, Jesús, el Mesías, lo realiza plenamente y esto se lo agradecemos con la Eucaristía que estamos celebrando.

El Mesías de los pobres

Textos: Is 35, 1-6. 10; St 5, 7-10; Mt 11, 2-11

El Adviento es tiempo de esperanza. Este domingo Dios nos la alimenta a través de los textos bíblicos que se acaban de proclamar. Siempre se espera una vida mejor, pero los pobres y sufrientes con mayor ansiedad. Lo que Dios ofrece a su pueblo en el Antiguo Testamento, Jesús, el Mesías, lo realiza plenamente y esto se lo agradecemos con la Eucaristía que estamos celebrando.

Hablando en nombre de Dios, el profeta Isaías invita a los israelitas a regocijarse, a alegrarse, a no temer; la razón está en que Dios viene para salvarlos, especialmente a los frágiles, porque sus penas y sus aflicciones están por terminar. Dios mismo es quien promete la vida nueva y mejor. A cada quien le promete lo que espera: al de manos cansadas, fortalecerlo; a los que tienen sus rodillas vacilantes, afianzárselas; a los que están con el corazón apachurrado, animarlos; a los ciegos, devolverles la vista; a los sordos, abrirles los oídos; a los cojos, caminar y saltar; a los mudos, cantar; a los cautivos, liberarlos. Esta vida nueva realizada por Dios, también la anuncia el salmista, en el Salmo con que respondimos a la primera lectura: hacer justicia al oprimido, dar pan a los hambrientos, liberar a los cautivos, abrir los ojos de los ciegos, aliviar a los agobiados, amar a los justos, cuidar a los forasteros, sustentar a los huérfanos y viudas, trastornar los planes de los malvados.

Esta esperanza llegó y se realizó con Jesús, a quien Juan el Bautista le preparó el camino. De hecho, al comenzar su misión, en la sinagoga de Nazaret, Jesús dijo que fue ungido y enviado por el Espíritu del Señor para anunciar buenas nuevas a los pobres. Y así realizó su misión como Mesías de los pobres. Esto está bien claro en la respuesta que dio a los enviados del Bautista.

Juan estaba preso, no por malandrín sino por hablar con la verdad. Y algo interesante: ahí en la cárcel le llegaban las noticias, el testimonio, de lo que Jesús iba diciendo y haciendo. Esto lo alegraba y quería que sus discípulos se convencieran de que Jesús era el Mesías prometido. Por eso los mandó a preguntarle si era el que había de venir o había que esperar a otro.

La respuesta de Jesús no fue sí o no. Simplemente les dijo que le dieran testimonio a Juan de lo que estaba sucediendo con su ministerio. Se cumplían las promesas y la esperanza de Dios para los pobres: los ciegos veían, los cojos caminaban bien, los leprosos quedaban limpios de su piel, los sordos oían, los muertos resucitaban y a los pobres se les estaba anunciando la buena nueva. Era exactamente el cumplimento de lo que Dios había prometido realizar.

A nosotros nos toca realizar lo mismo, puesto que por el Bautismo y por Comunión estamos unidos a Jesús. También tenemos el compromiso de dar esperanza a los que sufren y esperan una vida mejor, y a manifestarlo con signos visibles: a los enfermos, a los migrantes que vienen de otros lugares a buscar la vida para sus familias, a las mujeres que sostienen a su familia, a las personas deprimidas, a los jóvenes prisioneros de las drogas, a los encarcelados, a los ancianos solos… En esto tenemos que trabajar, personal y comunitariamente, de manera permanente y paciente, como dice Santiago, con la esperanza bien firme en una vida nueva y mejor, en una vida digna para todos y todas. La razón la dice el mismo apóstol: la venida del Señor está cerca.

Jesús terminó su respuesta a los enviados del Bautista diciéndoles que son dichosos quienes no se sienten defraudados por Él, o sea, quienes no se avergüenzan de ser sus discípulos y se deciden a hacer lo mismo. Pidamos al Señor que, al igual que el Mesías de los pobres, nosotros, alimentados por su Cuerpo y su Sangre, prolonguemos en la comunidad esa esperanza que Él nos trajo.

15 de diciembre de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *