Guía para la celebración dominical en familia

Les compartimos una guía para la celebración dominical en familia, para este domingo 9 de agosto de 2020.

En los problemas, tener fe en Jesús

Celebración dominical de la Palabra en familia – XIX Domingo ordinario – 9 de agosto de 2020

Parroquia de Santo Niño Milagroso, en Huescalapa, Jal.

 

  • Preparar un altar con la Biblia abierta en Mt 14, 22-33, una imagen de Jesús caminando sobre el agua y el cirio encendido. Algunas imágenes de personas enfermas de Covid-19 y su familia.

 

INICIO

CANTO:  Ven a caminar sobre las aguas (Se puede encontrar y descargar en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=B8if0ER5aTE).

 

PAPÁ:     Con esta celebración que vivimos como familia, nos unimos a todas las comunidades que se reúnen hoy domingo para agradecer a Dios por la Resurrección de Jesús. Jesús nos pide hoy que tengamos fe, sobre todo frente al miedo que está provocando la pandemia del Covid-19. Dispongámonos a participar con alegría en esta celebración.

MAMÁ:    Iniciamos nuestra celebración En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

¿Qué vemos en el altar? ¿Qué nos hace pensar? ¿Hemos sentido miedo ante la cercanía del Coronavirus o por otras situaciones? ¿Qué hemos hecho ante estas situaciones?

Vamos a pedir perdón a Dios porque ante las dificultades nos olvidamos de Él o porque sólo en esas situaciones nos acordamos de Jesús.

PAPÁ:     Por nuestra falta de fe: Señor, ten piedad.

MAMÁ:    Por nuestra falta de esperanza: Cristo, ten piedad.

HIJOS/AS:    Por nuestra falta de amor: Señor, ten piedad.

JUNTOS: El Señor todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén.

 

PALABRA DE DIOS

PAPÁ:     Vamos a leer el texto de evangelio de este domingo, en el que san Mateo nos presenta a Jesús caminando sobre el agua y tranquilizando a sus discípulos, asustados por la fuerza del viento y el agua.

Para disponernos a escuchar el evangelio, decimos juntos: Confío en el Señor, mi alma espera y confía en su palabra.

  • Uno de los hijos toma la Biblia del altar y lee Mt 14, 22-33 (Nota: Si es necesario, se lee otra vez el texto).

¿Qué nos llama la atención de esta narración? ¿Hacia dónde se fue Jesús después de despedir a la gente? ¿Qué comenzó a pasar con la barca? ¿Qué les pasó a los discípulos al ver a Jesús caminando sobre el agua? ¿Qué les dijo Jesús? ¿Cuál fue la reacción de Pedro? ¿Qué pasó con él cuando sintió la fuerza del viento? ¿Qué le reprendió Jesús? ¿Qué sucedió al final con los discípulos, cuando se calmó el viento?

MAMÁ:    Cuando tenemos problemas, Jesús siempre viene a nuestro encuentro para ayudarnos y salvarnos. Pero tenemos que reconocerlo y pedir su ayuda. Si queremos vivir como hermanos, si queremos ayudar en la comunidad, si queremos trabajar por la justicia y la paz, siempre va a haber problemas y dificultades. Debemos tener la confianza de que, en todas estas situaciones, Jesús nos tiende la mano y nos sostiene, como hizo con sus discípulos, por lo que nos invita a mantener nuestra fe en Él.

Como respuesta al evangelio y confesando nuestra fe, decimos:

TODOS/AS: Creemos, Padre, que este mundo es reflejo de tu gloria.

Creemos que el signo más claro de tu presencia en este mundo es Jesús, tu Hijo; pero nos falta confianza y nos da miedo, como a Pedro y a los demás.

No sabemos leer los signos que Jesús nos ha dejado;

sus palabras humanas, pero llenas de vida,

su cuidado por los pobres,

su cuerpo cansado y entregado por todos,

la comida fraterna compartida con pobres y arrepentidos.

Creemos que tu Santo Espíritu nos abre los ojos de la fe para que reconozcamos y recibamos a Jesús.

Sálvanos, Señor. Amén.

 

ORACIÓN Y BENDICIÓN

PAPÁ:     Terminemos nuestra celebración dominical, recitando la oración que Jesús nos enseñó: Padre nuestro

MAMÁ:    Pidamos a Dios su bendición para que sepamos confiar en su Hijo Jesús en todas las situaciones de nuestra vida. Haciendo la señal cruz sobre nosotros, decimos: El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

  • Canto final: Ven a caminar sobre las aguas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *