Guía para la celebración dominical en familia (4 de abril de 2021)

Les compartimos una guía para la celebración dominical en familia, para el próximo domingo de Pascua.

Creer en la Resurrección

Celebración dominical de la Palabra en familia – Domingo de Pascua – 4 de abril de 2021

Parroquia de Santo Niño Milagroso, en Huescalapa, Jal.


  • Tener un altar con la Biblia abierta en Jn 20,1-9 y una imagen de Jesús resucitado. Un recipiente con agua bendita. Imágenes que expresen la vida nueva: enfermo de Covid-19 saliendo del hospital, árboles naciendo o siendo sembrados, perdón…

 

INICIO

CANTO:  Resucitó (Se puede encontrar y descargar en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=ODfTraRqHos).

PAPÁ:     Hoy, Domingo de Pascua, estamos unidos a toda la Iglesia para celebrar la Resurrección de Jesús. Este es el día más importante del año y de la historia, porque el Crucificado resucitó y con ello nos abrió el camino para la vida nueva que Dios quiere para la humanidad. Participemos con gusto.

MAMÁ:    Iniciamos En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

PAPÁS:  Señor, Dios todopoderoso, escucha las oraciones de tu pueblo, ahora que recordamos la acción maravillosa de nuestra creación y la maravilla, aún más grande, de nuestra redención; te damos gracias por el agua.

La creaste para hacer fecunda la tierra y para favorecer nuestros cuerpos con la frescura y la limpieza. La hiciste también instrumento de misericordia al librar a tu pueblo de la esclavitud y al apagar con ella su sed en el desierto; por los profetas la revelaste como signo de la nueva alianza que quisiste sellar con los hombres.

Y, cuando Cristo descendió a ella en el Jordán, renovaste nuestra naturaleza pecadora en el baño del nuevo nacimiento. Que esta agua, Señor, avive en nosotros el recuerdo de nuestro bautismo y nos haga participar en el gozo de nuestros hermanos bautizados en la Pascua. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

  • Los papás rocían a sus hijos con agua bendita y los hijos a sus papás.

 

PALABRA DE DIOS

PAPÁ:     San Juan nos da testimonio de la Resurrección de Jesús y nos invita a creer en Él. Nos preparamos para escuchar el evangelio, cantando: Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, el Señor Resucitó.

  • Uno de los hijos toma la Biblia del altar y lee Jn 20,1-9 (Nota: si es necesario se lee otra vez).

Volvamos a lo que dice el texto del evangelio: ¿De qué habla? ¿Qué día era? ¿Quién fue la primera persona en ir al sepulcro? ¿Qué vio? ¿Qué hizo inmediatamente? ¿Qué dijo a Simón Pedro y al otro discípulo? ¿Qué hicieron ellos? ¿De qué manera vino María Magdalena a comunicar la noticia y de qué manera fueron los dos discípulos al sepulcro? ¿Qué hizo el discípulo amado al llegar? ¿Qué hizo Simón Pedro? ¿Qué vieron ambos? ¿Qué le pasó al otro discípulo cuando vio? ¿Qué era lo que todavía no habían entendido?

MAMÁ:    Jesús, el Crucificado, venció a la muerte y salió del sepulcro resucitado.

PAPÁ:     Nadie lo vio resucitar, sólo la noche fue testigo.

HIJO:       A sus discípulos y discípulas les costó trabajo aceptar su Resurrección.

HIJA:       Solamente encontraron la tumba abierta y los lienzos en el suelo.

PAPÁS:  Jesús resucita hoy en los enfermos curados, el pan compartido, el perdón dado y recibido, la Casa común restaurada.

HIJOS:    Hay que tener el corazón abierto como el discípulo amado para creer.

 

ORACIÓN Y BENDICIÓN

PAPÁ:     Recitemos un himno al Señor, para cantar la Resurrección de Jesús.

TODOS/AS:

¿Qué has visto de camino, María, en la mañana?

A mi Señor glorioso, la tumba abandonada.

los ángeles testigos, sudarios y mortaja.

¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!

Vengan a Galilea, allí el Señor aguarda;

allí verán los suyos la gloria de la Pascua.

Primicia de los muertos, sabemos por tu gracia

que estás resucitado; la muerte en ti no manda.

Rey vencedor, apiádate de la miseria humana

y da a tus fieles parte en tu victoria santa. Amén.

Padre nuestro

MAMÁ:    Pidamos a Dios su bendición, pues ocupamos creer y dar testimonio de que Jesús sigue resucitando hoy en nuestra vida.

  • Cada quien bendice a los demás, diciéndoles: Dios, que por la resurrección de su Hijo te ha redimido y te ha dado la gracia de la adopción filial, te colme con el gozo de su bendición para que seas creyente en la Resurrección, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
  • Canto final: Resucitó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *