Guía para la celebración dominical en familia (31 de enero de 2021)

Les compartimos una guía para la celebración en familia, para el próximo domingo 31 de enero.

Expulsar el mal con autoridad

Celebración dominical de la Palabra en familia – 4º Domingo ordinario – 31 de enero de 2021

Parroquia de Santo Niño Milagroso, en Huescalapa, Jal.


 

  • Tener un altar con la Biblia abierta en Mc 1,21-28, el cirio encendido y flores. Una imagen de Jesús expulsando a un demonio. Colocar algunas imágenes o símbolos que representen: pobreza, desigualdades, injusticias, hambre, falta de trabajo, violencia, destrucción de la ecología. Un frasquito con aceite.

 

INICIO

CANTO: Tu Reino es vida.

(Se puede encontrar y descargar en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=z1KpXz4JJ0E).

PAPÁ:     Un domingo más el Señor nos permite reunirnos como familia para celebrar la Resurrección de Jesús; lo hacemos de esta manera como medida de prevención para evitar que siga creciendo el número de contagios de Covid-19. Bendigamos a Dios, autor de la vida, la salud y el bien.

TODOS/AS: Bendito seas por siempre, Señor.

MAMÁ:    Iniciamos En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

¿Qué vemos en el altar? ¿Qué nos hace pensar?

PAPÁ:     En el Bautismo fuimos ungidos para combatir y resistir la fuerza del mal.

MAMÁ:    Pero no siempre logramos vencer las tentaciones de hacer daño, colaborar a la destrucción de personas y naturaleza, permitir el mal.

HIJOS/AS:    Nos decimos cristianos y nos quedamos callados ante el mal en contra de los demás.

TODOS/AS: Perdónanos, Señor.

 

PALABRA DE DIOS

PAPÁ:     Escuchemos ahora el texto del evangelio. San Marcos nos da testimonio de la autoridad de Jesús para hablar y expulsar a los demonios.

  • Uno de los hijos toma la Biblia del altar y lee Mc 1,21-28 (Nota: si es necesario se lee otra vez).

Volvamos al texto del evangelio: ¿Qué hizo Jesús en la sinagoga de Cafarnaúm? ¿Por qué estaba admirada la gente? ¿Cuál era la situación en que se encontraba un hombre en la sinagoga? ¿Qué le gritó a Jesús el espíritu impuro? ¿Qué le ordenó Jesús? ¿Qué hizo aquel espíritu? ¿Por qué se asombraron más las personas?

MAMÁ:    Jesús estaba iniciando su misión de anunciar y hacer presente el Reino de Dios. La presencia del Reino se manifiesta con signos concretos.

PAPÁ:     Uno de los signos del reinado de Dios es la liberación de las personas de los demonios y de todo tipo de mal. Al liberar de los demonios a las personas, Jesús nos muestra que el brazo de Dios estaba con Él, para hacer presente todo lo que es amor, vida, justicia, libertad y gozo.

HIJO:       El mal tiene muchísimos rostros y manifestaciones hoy: empobrecimiento, violencia, venganza, desigualdades sociales, injusticias, abuso de los pequeños y frágiles, maltrato a la naturaleza.

HIJA:       Dios quiere liberarnos de todo tipo de mal para que tengamos una vida digna.

TODOS/AS: Señor, en el Bautismo fuimos ungidos para resistir los embates del mal. Hoy queremos renovar, a la luz del Evangelio, ese compromiso para parecernos a Jesús, que predicaba y expulsaba demonios con autoridad.

 

ORACIÓN

TODOS/AS:  Renunciamos a Satanás, a sus obras y a sus seducciones: al pecado, el mal, la violencia, el egoísmo, la envidia, el odio, las injusticias y favoritismos, las faltas de fe, esperanza y caridad. Renunciamos a creernos superiores a las demás personas, esto es, a cualquier tipo de: abuso, discriminación, hipocresía, cinismo, orgullo, desprecio. Renunciamos a permanecer indiferentes ante las injusticias y necesidades de los enfermos y pobres, por cobardía, pereza, comodidad o ventajas personales. Renunciamos a considerar el dinero como la aspiración suprema de la vida, el placer por encima de todo, el negocio como valor absoluto, el propio bien por encima del bien común.

Queremos que tu Reino de vida sea una realidad entre nosotros y por eso, unidos a Jesús tu Hijo, te decimos: Padre nuestro…

 

BENDICIÓN

MAMÁ:    Animados por esta celebración, pidamos a Dios su bendición para luchar contra el mal con la autoridad que recibimos de Jesús en el Bautismo.

  • Cada quien hace la señal de la cruz en la frente de todos/as con aceite, mientras les dice: Dios nuestro Padre, que envió a su Hijo único, para liberar al ser humano del pecado y el mal, te bendiga, para que sepas combatir contra las tentaciones del demonio, te fortalezca con la gracia de Cristo y te proteja continuamente durante tu vida. Por Cristo nuestro Señor.
  • Canto final: Tu Reino es vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *