Guía para la celebración dominical en familia

Les compartimos una guía para la celebración dominical en familia, para el próximo domingo 5 de julio.
Saludos.

Discípulos sencillos y signos de esperanza

Celebración dominical de la Palabra en familia – XIV Domingo ordinario – 5 de julio de 2020

  • Preparar un altar con la Biblia abierta en Mt 11, 25-30, el cirio encendido y y una imagen de Jesús y sus discípulos con la frase “Espíritu de Cristo”; también una imagen de un hombre cansado y letreros que digan: sencillez, humildad, libertad, vida digna, esperanza, escucha, amor y fraternidad (todos estos aprisionados con lazos como amarrados cada uno).

 

INICIO

CANTO:  Cuando el pobre nada tiene (Se puede encontrar y descargar en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=sqVB0U6b460).

 

PAPÁ:     Hoy, en esta celebración dominical unidos como familia, Iglesia en la casa, vamos a reflexionar y participar de la alegría de ser discípulos de Jesús y a recordar las características que Jesús nos pide como discípulos, para así ser signo de esperanza para los decaídos y agobiados.

MAMÁ:    Iniciamos En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

En silencio contemplemos el altar y dialogamos: ¿Qué vemos? ¿Qué nos hace pensar? ¿Creemos que está bien?

Después pedimos perdón por las ocasiones en que somos causa de aflicción y cansancio para los demás. Cada quien hace una petición y contestamos: “Por tu Espíritu de humildad, perdón, Señor”.

 

PALABRA DE DIOS

PAPÁ:     Ahora vamos a escuchar el texto de evangelio, en el cual Jesús alaba al Padre por dar a conocer sus proyectos del Reino a los humildes y sencillos, invitándonos a cada uno de nosotros a seguirle con un corazón sencillo abierto a sus enseñanzas. Escuchemos.

  • Uno de los hijos toma la Biblia del altar y lee Mt 11, 25-30 (Nota: Si es necesario, se lee otra vez el texto).

Reconstruimos el texto, contestando: ¿Qué dice? ¿A quién alaba Jesús? ¿Por qué? ¿Quién conoce al Padre y quién al Hijo? ¿A quiénes invita Jesús ir a él? ¿Para qué? ¿A quién va dirigido este texto?

MAMÁ:    Este pasaje refleja una plegaria jubilosa de Jesús hacia el Padre por revelar el proyecto del Reino a los sencillos, a los desheredados del mundo por ser contrarios a los poderosos. La sencillez no es algo dado, tampoco se nace con ella, se adquiere; es un valor, una manera de ser, de vivir. Las personas sencillas se caracterizan por estar llenas de valores humanos. Ellas se convierten en esperanza para los decaídos, los débiles, así como lo fue Jesús.

Esta invitación que nos hace Jesús a ser personas sencillas, es la invitación a ser sus discípulos, a darnos a los demás, a encontrar nuestra felicidad en la alegría y el gozo del otro, especialmente siendo esperanza en los que más sufren, llevando a ellos el Espíritu de Cristo con creatividad, lucidez y ánimo. De manera que los ayudemos a desatarse de sus ataduras, de sus sufrimientos y cambiar el peso de su yugo, por cargar el yugo de Cristo, un yugo liviano y llevadero que se transforme en júbilo, el mismo que invadió a Jesús.

Ahora, de acuerdo con nuestra forma de ser y de actuar: ¿En qué nos hace reflexionar? ¿Qué características debemos trabajar para ser sencillos discípulos de Jesús?

Podemos hacer oraciones en base a lo reflexionado, respondiendo a cada una: Tú, que eres manso de corazón, escúchanos, Señor.

 

ORACIÓN Y BENDICIÓN

PAPÁ:     Ahora, ya para terminar con nuestra celebración, nos vamos a colocar en círculo alrededor del altar. Como signo de que queremos desatarnos del yugo pesado, tomamos cada quien un letrero y le desatamos el lazo; después, por medio de los lazos unimos nuestro letrero al del compañero. Ya unidos, pedimos a Dios nos ayude a trabajar por unir estas características que reflejan a un verdadero discípulo lleno de sencillez. Lo hacemos por medio de la oración que Jesús nos enseñó: Padre nuestro

MAMÁ:    Juntos, como hermanos discípulos de Jesús, le pedimos que envíe su Espíritu y nos llene de su gracia. Haciendo sobre nosotros el signo de la cruz, decimos: El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

  • Canto final: Cuando el pobre nada tiene.

Descargar archivo aquí:Celebración 5 Julio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *