Guía para la celebración dominical en familia (27 de diciembre de 2020)

¡Feliz Navidad, hermanos y hermanas!
Les compartimos una guía para la celebración dominical de la Palabra en familia. Es para este domingo 27 de diciembre, fiesta de la Sagrada Familia.

Descubrir y anunciar a Jesús

Celebración dominical de la Palabra en familia – Domingo de la Sagrada Familia – 27 de diciembre de 2020


Parroquia de Santo Niño Milagroso, en Huescalapa, Jal.

 

  • Preparar un altar con la Biblia abierta en Lc 2,22-40, el cirio encendido y flores. Una imagen de la presentación de Jesús en el templo y/o de la Sagrada Familia. Imágenes de familias que sufren.

 

INICIO

CANTO: Oración de la familia (Se puede encontrar y descargar en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=xKZcylvichE).

PAPÁ:     Este domingo celebramos la fiesta de la Sagrada Familia, integrada por san José, la Virgen María y el Niño Jesús. Con esta celebración dominical de la Palabra que realizamos como familia, nos unimos a las demás familias y comunidades que, en medio de la pandemia, también están celebrando el Día del Señor.

MAMÁ:    Iniciamos En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Observemos el altar. ¿Cuáles son las mayores angustias de las familias de nuestro barrio? ¿En qué les tendemos la mano?

Vamos a pedirle perdón a Dios, porque viendo cómo sufren las familias porque no tienen trabajo, el pan del día, una casa segura, recursos para comprar las medicinas, nosotros nos desentendemos.

Cada quien hace una oración para pedir perdón y, a cada una, contestamos: Perdón, Señor, perdón, por desinteresarnos de los sufrimientos de las familias.

 

PALABRA DE DIOS

PAPÁ:     En el texto del evangelio, san Lucas nos narra la presentación de Jesús en el templo; ahí suceden varias cosas interesantes. Pongamos atención.

  • Uno de los hijos toma la Biblia del altar y lee Lc 2,22-40 (Nota: si es necesario se lee otra vez).

Recordemos la narración del evangelio: ¿A qué llevaron a Jesús a Jerusalén? ¿Por qué debía ser consagrado a Dios? ¿Qué llevaban para ofrecer? ¿Qué esperaba Simeón? ¿Qué le había revelado el Espíritu? ¿Por qué bendijo a Dios? ¿Qué les sucedió a José y a María al oír lo que se decía del Niño? ¿Qué le anunció Simeón a María? ¿Cuál era la vida que llevaba Ana? ¿Qué hizo en el templo? ¿Adónde regresaron después de cumplir lo que mandaba la ley? ¿Qué sucedía con el Niño en Nazaret?

MAMÁ:    José y María eran pobres; por eso llevaron como ofrenda al templo dos pichones. Simeón y Ana pertenecían a los pobres de Yahvé que esperaban la venida del Mesías; y lo reconocieron en el Niño.

En su sencillez, María y José aceptaron lo que dijeron Simeón y Ana; aunque se sorprendieron, se llenaron de alegría por las alabanzas a su Niño.

Al regresar a Nazaret, continuaron su vida de familia: dedicados al trabajo para ganarse la vida, participando en la comunidad, formando a Jesús para la vida, experimentando la acción de Dios.

Platiquemos: ¿Se parece nuestra vida a la de la Sagrada Familia? ¿En qué? ¿Qué nos falta para ser familia de fe, esperanza y amor? ¿Cómo nos vamos a apoyar con otras familias para tendernos la mano en las necesidades?

 

ORACIÓN Y BENDICIÓN

PAPÁ:     Vamos a hacer nuestra la oración de Simeón. Al recitarla, le decimos a Dios que queremos ser sencillos para descubrir a su Hijo Jesús en nuestra vida ordinaria y para ser sus anunciadores en la comunidad.

TODOS/AS: (Leen juntos los versículos 29-32).

Padre nuestro

MAMÁ:    Pidamos a Dios su bendición. Nos la damos mutuamente diciendo a cada uno: Que Jesús sea tu luz en la vida, para que lo anuncies a los demás, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

  • Canto final: Oración de la familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *