Guía para celebrar el miércoles de ceniza 2021 en familia

Les compartimos una guía para celebrar la imposición de la ceniza en familia.

* Preparar: un altar con ceniza, agua bendita, vela, crucifijo y la Biblia abierta en Mateo 6,1-6.16-18. El letrero: Prometo convertirme y creer en el Evangelio.

 

Canto: Hombres nuevos (Se puede encontrar y descargar en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=E9UGcDefG_M).

Papá: Con la celebración de este Miércoles de Ceniza iniciamos la Cuaresma, tiempo de ayuno y penitencia, tiempo de arrepentimiento y reflexión, tiempo de preparación para la Pascua. Este año viviremos esta celebración y toda la Cuaresma y la Pascua en medio de los desafíos provocados por la pandemia de Covid-19.

Mamá: La imposición de la ceniza es símbolo de reconocimiento de la propia condición pecadora y de apertura a la misericordia de Dios que ofrece su perdón y la oportunidad de un cambio en la vida.

Papá: En el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.

Todos/as: Padre bueno, que el día de ayuno con el que iniciamos esta Cuaresma sea el principio de una verdadera conversión a ti, y que nuestros actos de penitencia nos ayuden a vencer el espíritu del mal. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

Hijo/hija: Jesús nos invita a vivir la solidaridad, orar y ayunar de una manera sencilla: en secreto. Para prepararnos a escuchar el texto del evangelio, cantamos: Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

Todos/as: No endurezcan su corazón; escuchen la voz del Señor.

Papá: Escuchen el evangelio de san Mateo (6 1-6.16-18).

  • Si es necesario se puede leer dos o tres veces o en partes, e ir meditándolas en silencio.

Lector/a 1: “Conviértanse y crean en el Evangelio”, ésa es la invitación que Jesús nos hace con su vida y mensaje del Reino, y hoy lo hace a través de la familia y de la Iglesia.

Lector/a 2: Convertirse quiere decir volverse hacia Dios. La conversión consiste, ante todo, en intensificar nuestra relación personal con Jesús, para animarnos a ser solidarios y hermanos de los demás, aquí y ahora.

Lector/a 3: Hay que creer en esta buena noticia. Hay que reaccionar y vivir de manera nueva, como hijos de un mismo Padre, como hermanos de todos los hombres.

Lector/a 4: No se trata sólo de corregir un determinado defecto o arrepentimos de un pecado concreto. Se nos invita a pasar de la increencia a la fe, de la pereza a la decisión, de la soledad a la amistad con Dios, del egoísmo al amor, de la defensa de mi pequeña felicidad a la solidaridad con los pobres y la Casa común.

Mamá: Para prepararnos a la imposición de la ceniza, reconociendo nuestra condición pecadora y la misericordia de Dios que ofrece su perdón y la oportunidad de un cambio en la vida, recitamos el siguiente Salmo. Vamos a ir respondiendo: Ten piedad, Señor, porque hemos pecado.

Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas. Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado. R.

Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado está siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo pequé e hice lo que es malo a tus ojos. R.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu. R.

Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga. Abre mis labios, Señor, y mi boca proclamará tu alabanza. R.

 

IMPOSICIÓN DE LA CENIZA

Todos/as: Señor y Dios nuestro, que te conmueves ante quienes se humillan y hacen penitencia, escucha con bondad nuestra súplica y derrama la gracia de tu bendición sobre estos hijos tuyos que vamos a recibir la ceniza, para que seamos fieles a las prácticas cuaresmales y así lleguemos a celebrar con un corazón puro el misterio pascual de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

  • Rociar con agua bendita la ceniza.
  • Tomar un acuerdo sobre el compromiso a realizar como familia para expresar la conversión. Enseguida, cada quien toma un poco de ceniza y se la pone en la cabeza, diciendo: Prometo convertirme y creer en el Evangelio.

 

Mamá: Por medio de Jesucristo, nuestro camino hacia el Padre, presentemos todas nuestras intenciones. A cada plegaria respondemos: Te rogamos, Señor.

Lector:

1.- Por el Papa Francisco y nuestro Obispo Óscar Armando, para que Dios les conceda la sabiduría para guiar a nuestros pueblos. Oremos.

2.- Por nuestro párroco y nuestra comunidad parroquial, para que caminemos en armonía construyendo la paz y el amor. Oremos.

3.- Por los gobernantes y nuestras autoridades, para que sean promotores del cuidado de la Creación, sean defensores de la vida, de la salud y garantes del bien común. Oremos.

4.- Por nuestra familia, para que siempre vivamos la unidad, la paz y el amor. Oremos.

5.- Por nuestros hermanos enfermos de Covid-19 y por los que han fallecido a causa de este mal, para que en el Señor encuentren su fortaleza y su descanso. Oremos.

6.- Por los familiares de los enfermos de Coronavirus y el personal sanitario que los atiende: médicos, enfermeros/as, paramédicos y personal administrativo de los hospitales, para que el Señor les conceda aliento y fortaleza. Oremos.

Papá: Con el gozo de sabernos hijos de Dios y con el compromiso de vivir como hermanos, acudamos a Él diciéndole: Padre nuestro…

 

BENDICIÓN

Mamá: Nos hemos impuesto la ceniza en señal de arrepentimiento, pero también de conversión, por lo que es un compromiso. Ahora pidamos a Dios su bendición, para cumplir el compromiso que nos propusimos en medio de esta realidad de pandemia, dejando atrás el odio, el egoísmo y todo aquello que nos impide vivir como hermanos.

Papá: Hacemos sobre nosotros la señal de la cruz, mientras decimos: Que Dios nos colme de todo gozo y esperanza en la fe, la paz de Cristo reine siempre en nuestros corazones y el Espíritu Santo infunda sobre nosotros la abundancia de sus dones. Amén.

  • Canto: Hombres nuevos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *