Antonio es un distribuidor de novedades

En este tiempo de grandes transformaciones se da una doble y simultánea tendencia. Por un lado, las nuevas tecnologías y de la economía, nos ha conducido a una sociedad globalizada. En contra parte, aparecen estrategias orientadas a revalorizar lo local. Lo global y local constituyen las dos caras de una misma moneda. Mientras avanzan y multiplican las redes sociales que facilitan y agilizan la información, surge y florece el valor social de la comunicación local como medio para salvar la identidad de las comunidades y como un eslabón que propicia la participación ciudadana en estos tiempos de globalización.

Estar bien informado ayuda a tomar mejores decisiones. Las noticias ofrecen además la oportunidad de entender mejor los diferentes temas de la realidad y afrontarla de la manera más adecuada. En la actualidad la televisión y los teléfonos celulares con internet hacen que la información viaje más rápido, aunque eso no significa que llegue a todos lados y que lleve los datos necesarios y de interés.

Aún cuando el modelo capitalista, que rige la mayoría de los caminos del mundo, ha convertido la información en mercancía, persisten prácticas para reproducir los mensajes que la misma población considera importantes, y también en reconocer con servicio a los procesos de comunicación que tienen por objetivo aportar información propia, local, que permite estar en contacto con las historias y personajes de la comunidad.

La información local está en medio de un mar de datos

Distribuir El Puente es, para quienes lo llevan de casa en casa, un servicio pastoral, según reconocieron los asistentes a la reunión de distribuidores que se celebró el 4 de junio en el Seminario de Ciudad Guzmán. Sin embargo esta tarea también hay que reconocerla como un servicio informativo.

Antonio Gudiño Ruiz originario de Tizapán el Alto, lleva cinco años como distribuidor de El Puente. Aun cuando Tizapán tiene alrededor de 40 mil habitantes, Antonio describió que las publicaciones con información local son pocas: “Hay un periódico que se llama La Luna, del mismo municipio. Pero no llegan periódicos de Guadalajara, sólo el de ahí y El Puente. Radio local no hay, sólo nos llegan señales de estaciones de radio de Guadalajara”.

Aunque las grandes cadenas televisivas llegan a prácticamente todo el territorio nacional, en la mayoría de las poblaciones del país no existen los medios que informen sobre los hechos propios; entonces se encuentran alternativas. El distribuidor de El Puente explicó: “En las reuniones de los Consejos Barriales los mismos coordinadores comunican los eventos que habrá. Cuando venimos a reuniones a nivel vicarial o diocesano transmitimos las vivencias y acuerdos que se toman”.

Antonio relató que aun cuando Tizapán está en el estado de Jalisco, la lógica comercial se impone y son más atendidos por medios originarios de Michoacán, de allá llega la mayor cantidad de información: “Esas noticias nos llegan a veces por periódicos que llegan de Michoacán, principalmente del municipio de Sahuayo; tenemos más información de Michoacán que de Jalisco, porque está más cerca Sahuayo que Guadalajara. A veces va una televisora de Michoacán hacen cobertura y publicidad del municipio”, comentó.

En los escenarios locales la temática más recurrente es la inseguridad y el narcotráfico: “Ahorita lo que está sucediendo es lo relacionado a “La Familia Michoacana”, las relaciones de los narcos y asuntos de inseguridad”. Narró Antonio que ante la falta de información local existen espacios para debatir y compartir novedades: “a la gente le gusta escucharlas y comentarlas; se da una comunicación entre los mismos vecinos, la gente se reúne en las esquinas para comunicar y comentar lo que escucha”.

La muerte de Osama Bin Ladem no fue una noticia que tardara en llegar a Tizapán el Alto, para que este pueblo merezca un espacio en las noticias nacionales debe haber varios muertos. El distribuidor de El Puente recordó la noticia de la muerte de Osama: “En el mismo día nos enteramos por los medios de comunicación, a más tardar en un día se llega uno a enterar de lo que llega a pasar. Que los Pumas fueron campeones lo supimos al instante, porque son noticias que trascienden a nivel nacional. Las noticias del Gobierno del Estado las conocemos por los noticieros nacionales”.

No obstante, cuando en su discurso se reconoce su cariño por El Puente al que le aporta parte de su tiempo, también narró que en la comunidad encuentra mensajes que le ayudan a comprender mejor la realidad: “El Puente juega un papel muy importante porque tiene un análisis de la coyuntura de la realidad, porque desde el panorama que lo analizan, ofrecen elementos de juicio; dan el punto de vista para informarnos. Porque a veces los medios de comunicación sólo transmiten lo que les conviene. Hay cosas que no las dan a conocer a las personas que sólo escuchan la televisión y el radio”.

Consideró finalmente que participar en los procesos de comunicación está completo si además de repartir el periódico hay un gusto por leer: “Sí sirve, porque tenemos un conocimiento más amplio y con una visión diferente. Creo que es importante que quienes vivimos en esta comunidad nos interesemos en el contenido. Que cuando menos nosotros estemos interesados en la realidad que estamos viviendo”.

Los nuevos tiempos exigen la combinación de estrategias entre lo local y global. Sólo así se garantizará la presencia en el mundo y se evitará que la globalización devore la vitalidad y la autenticidad de lo próximo, de lo cercano, de lo local sin perder la relación con el exterior con proyección global.

Publicación en Impreso

Número de Edición: 111
Autores: Carlos Efrén Rangel
Sección de Impreso: Raíces del Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *