Sigue siendo el mejor amigo del hombre

Recomendación cinematográfica: Isla de perros (Isle of dogs)

Wes Anderson, 2018, Estados Unidos. Para toda la familia

Por: Edith Barragán

Multipremiada en el año 2018, Isla de perros es la aventura que el aclamado director Wes Anderson, nos propone con la técnica de animada en ‘stop motion’ (que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas y se trabajan diversos materiales como fotografías, plastilina, arena, recortes de papel, tizas sobre suelos y muros, etc).

Wes Anderson confió la banda musical de la película de animación a manos del francés Alexandre Desplat, un reputado compositor con quien ya había trabajado anteriormente, y mezcla instrumentos tradicionales japoneses, como los sonidos que producen el koto, taiko y el shakuhachi, con instrumentos de orquesta filarmónica.

En el prólogo de la cinta, se nos cuenta la leyenda de un perro samurái y su relación con la familia Kobayashi. Mil años después en la ciudad de Megasaki hay un brote de una enfermedad terrible, se supone que es generada por los perros, y que está acabando con los humanos y el alcalde decide enviar a todos los perros (de casa y callejeros) a la Isla de la basura, con el fin de terminar con la enfermedad y buscar una vacuna.

A partir de este momento, la película se divide en cuatro breves episodios, el primero llamado ‘el pequeño piloto’ nos cuenta la aventura de un niño de 12 años, Atari Kobayashi, que emprende un viaje a la isla de la basura para buscar a su perro extraviado Spots.

En el segundo episodio ‘en búsqueda de Spots’, Atari se da cuenta la forma en que los perros sobreviven en la isla de maneras muy salvajes. El tercer episodio llamado `la cita´ Atari y Spots descubren la conspiración que el alcalde la ciudad ha construido para deshacerse de los perros y elaboran un plan para desenmascararlo.

En ‘la linterna de Atari’ que es el cuarto episodio, con la ayuda de una intrépida chica llamada Tracy reúnen todas las pruebas de las mentiras del alcalde y en una serie de eventos vertiginosos, que incluyen peleas, mordidas, perros robots y el hackeo de un sofisticado sistema informático, logran resolver el origen de la enfermedad, la creación de una vacuna, el decreto de que todos los perros regresen a la ciudad.

¿Por qué ver una película que tiene como argumento una enfermedad que daña a los humanos y supone el origen en los animales? Creo que esta película nos da argumentos a favor de si compartirla con la familia: el cariño y cuidado que debemos de tener hacia las mascotas, el no abandonarlas a su suerte cuando se enferman o nos enfermamos nosotros, el de no creer en rumores sobre las enfermedades y dar oídos a los científicos que hacen su trabajo, estar muy al pendiente de soluciones mágicas, autoritarias, que al final no resuelven nada, pudiendo ser vías fáciles pero falsas y, sobre todo, que el cariño de una mascota para su familia existirá por siempre.

Edith Barragán López

Originaria Zapotlán el Grande, Jalisco y desde algunos años es profesora en La Piedad Michoacán. Sueña con tlayudas oaxaqueñas y ponche de granada frecuentemente. Los libros, la música y el cine son sus gustos mas queridos. Contacto: ebarragan80@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *