Los botonazos

Por Rosa Eugenia García Gómez

A esta que escribe como a muchas personas nos criaron con sentimientos encontrados.

De pequeños nos obligaban a comer bien, a no dejar nada en el plato, pero en cuanto fuimos púberes aparecieron los consejos y preocupaciones por aumentar de peso, y aunque el argumento políticamente correcto era la salud, el contexto de pensamiento machista, sostenido particularmente por nuestras madres, tías y abuelas (porque claro, en aquél pensamiento las mujeres son las responsables del desarrollo de los hijos), era que a los pasadas de peso les era difícil encontrar pareja, o al menos una que valiera la pena.

No fuera a ser que “diéramos el botonazo”, esa frase producto de una imagen atroz de una persona que vestida con blusa o camisa de botones que difícilmente contenían el contenido de unas carnes desbordadas entre las telas apenas unidas por las pequeñas piezas redondas cosidas a la parte delantera de la prenda.

Los consejos con bases más o menos asentadas en fundamentos nutricios empezaban a llegar, seguidos por las dietas… todo porque no se diera la consabida imagen de un abdomen crecido y asomado entra las telas de la camisa, o peor aún, del abrupto desprendimiento del botón a la altura de la cintura al sentarnos.

Desde hace semanas a los jaliscienses también nos tienen atemorizados con un botonazo y en este caso también tiene que ver con excesos, pero esta vez, combinados con una cierta falta de solidaridad social.

Estoy de acuerdo con que la ciudadanía debe saber las circunstancias de esta pandemia y que hemos de actuar en consecuencia. Lo que no me parece adecuado es el tono de amenaza que se ha venido utilizando.

El discurso del botón rojo de Alfaro ha sonado más al de un papá regañón que privará de “domingos” a sus hijos que al de un gobernante elegido democráticamente que se comunica con la ciudadanía echando mano de todos los recursos discursivos para que, apelando a la inteligencia de las personas, se encuentre la empatía que empuje a una acción solidaria.

En fin, los sentimientos encontrados hoy están entre la salud y la economía. Hoy es jueves y se toma la decisión del botonazo… o no.

Rosa Eugenia García Gómez

Coordinadora de la Licenciatura de Periodismo en el Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *