Aprender a distancia, las dificultades del ambiente rural

Por Alonso Sánchez

La educación en Jalisco cambió a partir que el Gobierno del Estado decretó la suspensión de clases presenciales en un primer momento entre el 17 de marzo y el 20 de abril, debido a la pandemia mundial por el virus del Covid-19. La forma de relacionarse entre los docentes y los alumnos para procurar aprendizajes se transformó. Pues desde ese momento se emitieron medidas para que las clases se tomaran desde casa a través de distintas plataformas digitales. O estrategias definidas por los profesores, para quienes no tienen acceso a internet.Sin embargo las diferencias entre los estratos sociales ha sido una piedra en el zapato.

Eduardo Alfonso Villalvazo Martínez es docente en la Secundaria José Clemente Orozco en la comunidad de Huescalapa, municipio de Zapotiltic, Jalisco, El Puente tuvo la oportunidad de platicar con él para saber cómo es la situación que se vive en ese municipio en cuestión de la educación y qué estrategias tienen para que los alumnos no tengan un rezago educativo, ya de por si mermado por la cuarentena. Y ante lo que comentó, Huescalapa es uno de los ejemplos donde la educación a distancia en los niveles básicos no funciona como se debiera esperar.

¿Cuál es la situación que se viven en Huescalapa a partir de no asistir a los centros educativos?

“Ahorita nos estamos enfrentando con dos problemas graves. El primero es que no tenemos la infraestructura necesaria, casi te puedo asegurar que 60% de los alumnos no tienen acceso a una computadora con internet, muchos están llevando las actividades por medio del celular, y básicamente están checando las actividades con los datos de su teléfono porque no cuentan con internet en su casa. Esa es la primera, y el segundo problema es que lastimosamente los alumnos no saben trabajar solos. La cuestión de ser autodidactas les es ajena y estamos batallando mucho con esto”.

Esto es que a diferencia de otros municipios en zonas urbanas Huescalapa al estar en una ubicación geográfica del ámbito rural y por el nivel económico de la mayoría de las familias ha sido un rato llevar a cabo con éxito la educación a través de las plataformas digitales que se han puesto a disposición tanto de alumnos como de profesores.

Alfonso Villalvazo mencionó que la situación específica de Huescalpa podría ser un ejemplo de las demás comunidades rurales del sur de Jalisco “sí estamos viendo la cuestión del contexto rural. Porque la estrategia del gobierno federal y del gobierno del estado de educación a distancia aplica perfectamente para comunidades urbanas pero no para las rurales”.

Ante esto dijo “por ejemplo nos decían los padres vía telefónica que los canales del Once TV donde están pasando Aprende en Casa, en muchas partes de Huescalapa por la cuestión  de su ubicación geográfica no captan los canales, no se ven, y otros como aún tienen televisiones convencionales, por ejemplo uno de los canales es el 11.2, es señal completamente digital, y en los televisores convencionales es imposible que se vea”.

Esto es que aunque en el sur de Jalisco existen 16 municipios, cada municipio cuenta con un amplio número de comunidades, tan solo Tecalitlán llega a tener 230 comunidades. En el caso de Zapotiltic, en 1998 llegó al lugar número 76 en el estado de acuerdo a su porcentaje de actividades económicas urbanas, es decir que es completamente una población rural, esto de acuerdo al Plan Institucional de Desarrollo del Centro Universitario del Sur.

Debido al bajo nivel educativo y de manejo de tecnologías en la población adulta en Huescalapa y al preguntarle a Villalvazo Martinez:

¿Cuáles son las estrategias que tienen como docentes para continuar con la educación de los alumnos?

“Estamos trabajando por dos plataformas fundamentales, subimos todos nuestros archivos a Facebook, pues se nos hizo más fácil que los chavos y los padres de familia aprendan a manejar esta red social a obligarlos a entrar a plataformas como Google Classroom o Khan Academy, por eso elegimos primero Facebook para estar subiendo y estar viendo qué nos comentan, qué nos ponen, qué cosas se les atoran, si nos dicen que no pueden abrir los archivos, entonces les convertimos los archivos a imágenes para que los puedan descargar y básicamente estamos educando en cuestiones digitales tanto a padres, a alumnos y por desgracia también a algunos compañeros maestros que se les complica mucho la cuestión de las redes sociales, y en general la computación”.

También estamos mandando los archivos tanto en PDF o imágenes por WhatsApp, y es donde estamos en contacto con los padres principalmente, porque el protocolo de Secretaría de Educación nos impide tener un contacto con los alumnos de este tipo, contacto directo docente-alumno por redes sociales”

“Lo malo, o lo que sigue siendo malo es que por desgracia los alumnos que más necesitan apoyo como que les da un poquito más de pena, son más renuentes a trabajar en equipo. Ahora sí que por sus condiciones económicas les apena esa cuestión de pedir ayuda, de decirles a sus compañeros que no tienen celular, no tienen internet, no tienen computadora. Porque por desgracia eso se ha convertido también en cuestión de bullyng, pareciera que las cuestiones digitales ya a pesar de que son una necesidad siguen siendo, en comunidades como Huescalpa, un privilegio”.

Y a los profesores que no entienden mucho la tecnología ¿Cuál es el apoyo que les dan?

“No es cuestión exclusiva de los profesores, también nuestros directivos, nuestro supervisor o el director de zona son personas ya mayores que de alguna manera entienden poco de tecnología.

“La cuestión que estamos teniendo en general es que a partir del 20 de abril comenzaron a nivel nacional una serie de cursos de alfabetización digital, de hecho el gobierno del estado lo tenía desde el año pasado, algunos ya habíamos participado en un sondeo, nos invitaron a participar en una plataforma, llevamos cuestiones desde los conceptos más básicos así como conceptos que no conocía, nosotros como más jóvenes nos habíamos quedado en la educación 2.0, y ahora el gobierno federal está ofertando un curso de educación 4.0, en qué momento saltamos del 2.0 al 4.0.

“Lo que estamos haciendo los que estamos más inmersos en las cuestiones digitales, en las escuelas somos el eje, estamos sirviendo tanto como soporte técnico para alumnos y profesores. Alguno nos envían sus archivos, a mi por ejemplo que soy el administrador de las redes sociales en la secundaria, los maestros me mandan los archivos y yo soy el que los tengo que subir y compartir en Facebook, incluso a una plataforma que estamos comenzando a usar, que es Google Classroom.

Nos desbloquearon todas las aplicaciones de la G Suite, nos están obligando a tener reuniones vía meet, nos están obligando a dar de alta al menos una clase en Google Clasroom. El gobierno del estado ha habilitado plataformas donde los profesores pueden tomar todo tipo de cursos para saber utilizar las herramientas que Google tiene en su G Suite. Prácticamente nos están dando certificaciones digitales que nos podrían servir para futuros trabajos o dentro de nuestro escalafón en las escuelas”.

¿Crees que se les dé más responsabilidades a los docentes jóvenes dentro de las instituciones por utilizar mejor la tecnología?

“En la escuela donde yo trabajo tengo la fortuna de que no se divida la opinión de los jóvenes a la opinión de los viejos, a lo mejor porque es una escuela chiquita y todos podemos opinar. Pero sí se ha visto que incluso los jefes les han dejado responsabilidades a los profesores más jóvenes, porque de alguna forma ya se ven rebasados en capacidades. Quizá la brecha generacional y el conocimiento que a nosotros como jóvenes nos han enseñado, como las inteligencias múltiples, vienen a ampliar el conocimiento y la brecha de capacidades entre profesores jóvenes a profesores con más edad”.

Lo anterior fue lo que Alfonso Villavazo comentó antes de que la Secretaría de Educación Jalisco emitiera su comunicado el pasado 12 de mayo donde confirma que “se tomó la decisión de mantener la suspensión de clases presenciales y trabajar bajo modalidad a distancia hasta el cierre del presente ciclo escolar. Así mismo se mencionó que el personal administrativo de los planteles de educación primaria, secundaria y media superior establecerían roles de trabajo a partir del próximo 18 de mayo, un día después de que se tiene anunciado el fin de la cuarentena general al menos en Jalisco. Esto con la intención de que se valore la evaluación del tercer periodo escolar y poder tomar decisiones para el ciclo escolar 2020-2021.

¿Cómo visualizas el panorama educativo en los alumnos?

“Para fortuna de nuestro caso ya teníamos evaluados dos tercios del ciclo escolar cuando comenzó la pandemia, aquí los alumnos que iban bien en el periodo obviamente van a tener buenas calificaciones, lo malo es que a quienes teníamos que rescatar este trimestre están ausentes. Esperamos algo desastroso para muchos.

“Para solucionar este tipo de situaciones podríamos brincarnos quizá un poco el protocolo de salubridad y hacer visitas domiciliarias para platicar con los padres para saber la situación de sus hijos y preguntar exactamente qué pasó.  Y una de las estrategias que podría servirnos a nosotros como profesores es regresar a las aulas únicamente con aquellos alumnos que necesitan ayuda, hacer tipos de recursamientos. Trabajar una o dos semanas con aquellos muchachos que se atrasaron no por falta de responsabilidad si no por falta de recursos para trabajar o de herramientas.

“Lo que siempre hemos estado discutiendo, la cuestión de los modelos educativos, los modelos siempre los hacen en función a tres ciudades, Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, estamos viendo que la educación se está convirtiendo en un privilegio, porque los padres de familia se tienen que pensar entre comprar un libro para sus hijos o comer una semana”.

Sin embargo México está conformado en su mayor parte por poblaciones urbanas donde estos modelos educativos si funcionan, para Huescalpa la realidad sigue siendo otra por su contexto social y geográfico.

¿Cómo se ve el salto tecnológico en la educación al que se enfrentan?

“Primero, muchos alumnos y padres, incluso docentes, no le dieron la importancia que debían, al principio nos pusimos flexibles con las fechas, les decíamos que la actividad tal se iba a entregar equis fecha, se llegaba la fecha y nadie entregaba, les rogábamos para que entregaran los trabajos. Tengo compañeros docentes a quienes hasta la fecha sus alumnos no les han enviado ningún trabajo, y ahí nos ponemos a pensar de si los alumnos no toman en serio al docente o el docente no está tomando en serio su trabajo, o por qué existe ese rechazo mutuo.

«Ahorita estamos siguiendo indicaciones para lograr eso que se llama aprendizajes sustantivos. Lo que estamos tratando de hacer es que el alumno comprenda o aprenda temas significativos que en verdad le van a ayudar en su desarrollo educativo durante esta etapa que estamos viviendo. Entonces lo que estamos haciendo es que en lugar de dejar diez actividades que teníamos planeadas, solo pongamos una pero que esa actividad sea de gran ayuda.

«Quizá estamos dejando muchos cabos sueltos por irnos directos a lo que se tiene que aprender. Es por eso que decimos a los padres que deben de valorar más el trabajo del docente, no es lo mismo aguantar a un niño una hora en casa, a estar frente a un grupo de 40 niños durante seis horas, en el caso de las primarias. Los padres de familia nos dicen que sus hijos sí están trabajando, pero en realidad no es así. Es comprensible que los papás no estén tan al pendiente de sus hijos, pues tienen otras necesidades, como el de conseguir el sustento familiar.

Huescalapa es una comunidad donde su población vive principalmente del trabajo en invernaderos y aguacateras, y de la mano de obra en general, y durante este confinamiento esas fueron las principales industrias que bajaron su producción y tuvieron que hacer un recorte de personal. Entonces la situación económica de las familias en Huescalapa cambió completamente. Y esto obliga en muchos de los casos a que algunos alumnos deban de apoyar a sus papás a buscar el sustento y dejar la escuela. Esto pone en mayor riesgo a los alumnos de tercero de secundaria. Que quizá solo iban a estudiar la secundaría y ya no iban a seguir a otro nivel, qué va a pasar con ellos si no regresan a clases, al menos el certificado de secundaria serviría para tener un trabajo más digno o que se les pueda dar seguro social, pero la realidad es muy difícil”.

Y así como Huescalapa, muchas comunidades rurales de la región sur de Jalisco pueden estar en la misma situación debido al difícil acceso de las tecnologías de la comunicación a estas poblaciones, así como el bajo nivel educativo de los padres de familia, pues en general son familias que siempre han trabajado sus tierras sin la necesidad de ir a una escuela o estar al tanto de los avances tecnológicos que ocurren alrededor del mundo.

Alonso Sánchez


Reportero. Egresado de la Lic. en Periodismo del CUSUR. Egresado del Diplomado en Periodismo El Puente/ITESO. Freelancero en proyectos de comunicación y cultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *