El Puente

Publicación Diocesana de Información y Animación Misionera

Cajón de ideas

“La Nueva Casa del Pueblo” Un hogar creado por los indignados

La crisis económica mundial afectó y continua afectando a varios países alrededor del mundo, lo que dio origen al movimiento de los indignados. Entre los países afectados está España, donde numerosas personas y familias perdieron sus hogares y a falta de empleo y dinero las calles se convirtieron en su hogar. Hasta que un grupo de indignados tomaron de forma ilegal un hotel abandonado para brindar refugio a aquellos desamparados.

El movimiento de los indignados también conocido como 15-M (referencia al día de su nacimiento 15 de mayo) se caracteriza por la revuelta que han ocasionado a nivel mundial y también por la determinación y persistencia que han demostrado ante múltiples desalojos, arrestos y presión, por parte de la policía.

Su insatisfacción ante el actual modelo económico capitalista y la desigualdad que éste ha generado en la mayoría de la población, los llevó a tomar las calles de varias ciudades alrededor del mundo en busca de justicia, igualdad y una mejor calidad de vida.

Un caso particular es el de Madrid (España), donde un grupo de indignados ocupó un hotel abandonado, para convertirlo en un refugio para aquellos que han sido desalojados de sus hogares por falta de pago de préstamos hipotecarios o debido al desempleo, “para personas y familia desahuseadas” como dirían los indignados. El primer huésped del hotel fue una anciana de 75 años que fue desalojada de su casa por falta de pago.

Historias como la de dicha anciana son comunes en toda España. Este hotel no tan solo ha servido de refugio sino que simboliza la crisis económica bajo la cual ha estado sumergida España por algunos años. Representa el desempleo, los despidos, la pobreza, los desalojos y la injusticia del modelo económico capitalista, que continua empobreciendo a los más necesitados.

“La nueva casa del pueblo” como fue apodada por los integrantes del movimiento pertenece a una inmobiliaria que trató de evacuar a los “huéspedes” bajo buenos términos y tratando de utilizar el diálogo como herramienta para su desalojo, pero debido a la negativa por parte del movimiento, tuvieron que optar por utilizar la fuerza policiaca para desalojar el recinto.

Justo antes de la época navideña, el 5 de diciembre de 2011, la policía madrileña desalojó el hotel y cerró las puertas, arrestando a 10 personas que acusan de haber iniciado la usurpación ilegal del inmueble.

Para muchos locatarios el desalojo llega tarde pues “la nueva casa del pueblo” sirvió de ejemplo para nuevos “hoteles”, ya que más edificios alrededor del país habían sido ocupados para el mismo objetivo y mientras desalojan un edificio otro es nuevamente ocupado. Como es el caso de Barcelona, donde otro grupo de indignados al ver la forma en cómo sus compatriotas habían ayudado a más de un centenar de personas, decidieron hacer lo mismo por desahuseados de su ciudad.

De acuerdo a una indignada, no importa cuántas veces los desalojen pues siempre habrá un momento para retomar el edificio u ocupar un nuevo edificio. La gente necesita un lugar donde vivir, el tener inmuebles abandonados es un crimen cuando se hay tanta gente sin hogar.

Claramente podemos notar la forma en cómo se ha convertido en una guerra sin armas donde se pone a prueba la fuerza del pueblo unido contra la de la policía. Desafortunadamente la policía cuenta con el poder de la ley, que les permite hacer que su voluntad se cumpla

Sin embargo, es la persistencia y la solidaridad lo que ha logrado la consolidación y fuerza de este movimiento ya que el bienestar de los demás viene acompañado del bienestar propio y sin importar la presión a la que estén sometidos, los indignados han demostrado una perseverancia digna de admirar.

Artículo por: Dirce Carolina

1 COMENTARIO

  1. Muy interesante el artículo. Algo habia escuchado antes pero ahora con esta informacion me doy cuenta de que, como en muchas otras ocasiones, el adherirse a un ideal logra vencer muchos obstáculos. Considero un crimen que existan muchas personas sin hogar y casas abandonadas por años que nadie necesita y que podrian albergar a familias. Tal vez este movimiento podria lograr que se legislara al respecto de fincas abandonadas para que pasaran a ser del uso del publico, con el doble objetivo de obligar a los dueños de las fincas a hacer algo al respecto de su propiedad y evitar tantos elefantes blancos que solo contaminan la ciudad con su abandono.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *