José Lorenzo Guzmán Jiménez

Homilía del domingo de Pentecostés 2010

Antes de ascender al Cielo, Jesús pidió a sus discípulos que permanecieran en la ciudad hasta que recibieran la fuerza de lo alto para ser sus testigos. En este domingo de Pentecostés celebramos la venida de esa fuerza, que es el Espíritu Santo, sobre los discípulos y, por tanto, el inicio de la misión de la Iglesia.

Homilía del domingo de Ascensión 2010

“Ustedes son testigos de esto”
Estamos celebrando en este domingo la Ascensión del Señor, su regreso al Padre después de haber cumplido la misión para la que fue enviado. Allí está desde entonces en la presencia de Dios, intercediendo por nosotros (Hb 9, 25) para que vivamos como sus testigos.