El Puente

Diócesis de Ciudad Guzmán, Jalisco, México

Archivo de publicaciones en junio de 2016

Homilía para el 13er domingo ordinario 2016

Asumir las exigencias de Jesús

El texto del Evangelio que acabamos de escuchar es central en el camino de Jesús y de sus discípulos. Él iniciaba con una decisión irrevocable su camino hacia Jerusalén, donde se encontraría con el rechazo, el sufrimiento, la muerte en cruz y la resurrección. Aquello que les anunció después que lo reconocieron como el Mesías de Dios, como escuchamos el domingo pasado. Quienes quisieran ser sus discípulos recibieron la invitación a seguirlo por ese mismo camino.

Continuar leyendo...

Homilía para el 12º domingo ordinario 2016

Seguir al Mesías crucificado

En este domingo, día dedicado a los papás, nos reunimos para celebrar la Eucaristía y dar gracias a Dios por la Resurrección de Jesús. Él nos orienta con su palabra, nos alimenta con su Cuerpo y Sangre y nos envía a la misión. La pregunta que hizo a sus discípulos es para nosotros hoy: ¿Quién dicen que soy yo? La respuesta que demos lleva detrás toda la vida cristiana, porque hay que responderla no de memoria sino con nuestra experiencia de seguimiento a Jesús.

Continuar leyendo...

Homilía para el 11er domingo ordinario 2016

El signo más claro de la misericordia

En los textos bíblicos de este domingo nos encontramos con uno de los signos más claros de la misericordia de Dios: el perdón. David fue perdonado de su pecado de adulterio, la mujer que llegó a casa de Simón fue perdonada de sus muchos pecados, Pablo quedó justificado gracias a la muerte de Jesús en la cruz. La reflexión sobre este regalo de Dios nos puede ayudar en nuestra preparación para participar de la Comunión sacramental y para salir luego a vivir el perdón.

Continuar leyendo...

Homilía para el 10º domingo ordinario 2016

Misericordiosos como Elías y Jesús

Hoy que celebramos la Muerte y Resurrección de Jesús, los textos bíblicos nos hablan de muerte y resurrección. Se trataba de dos hijos de dos viudas: una que estaba hospedando al profeta Elías y otra que se encontró con Jesús cuando llevaba a sepultar a su difunto. Ambos se compadecieron de la mamá, hicieron suyo el sufrimiento de ellas, les tendieron la mano y les devolvieron con vida a su respectivo hijo. En esta acción se reconoció el actuar misericordioso de Dios.

Continuar leyendo...