Mes: febrero 2011

Homilía del 8º domingo ordinario 2011

“No pueden ustedes servir a Dios y al dinero” (Mt 6, 24). Esta frase de Jesús es demoledora para quien la escuche, pues siempre estaremos en la tentación de la idolatría, o sea, de hacer a un lado a Dios, Padre providente y misericordioso, y poner en su lugar al dinero. Esta es la tentación mayor de los humanos y de los discípulos y discípulas de Jesús. Por eso Jesús nos aclara que si queremos seguirlo con fidelidad, tenemos que amar solamente a Dios. Solo a Él.

Temas Cuaresmales 2011

Hermanos y hermanas de esta Diócesis de Cd. Guzmán:

Con gusto les ofrecemos los temas para las catequesis cuaresmales de este año, que tienen como tema general: la reconciliación y la paz.
El Consejo Diocesano de Pastoral, en la consulta que se le hizo […]

Guía para la celebración de la Ceniza

Ya se acerca la Cuaresma. El próximo miércoles 9 de marzo será el Miércoles de Ceniza. Como cada año, a través del Equipo Diocesano de Servicios y Ministerios Laicales, les ofrecemos una guía para realizar la celebración en barrios, colonias y ranchos.

Homilía del 7º domingo ordinario 2011

“Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian” (Mt 5, 44). Estos mandatos de Jesús están orientados a que sus discípulos y discípulas vivamos como hijos e hijas de Dios. Quiere decir que no basta con tener el Bautismo y los demás sacramentos para ser hijos e hijas de Dios. Es necesario asumir y cultivar un estilo de vida en el que se viva al máximo el mandamiento del amor: al grado de amar a los enemigos.

Materiales de la 8ª Asamblea Diocesana Postsinodal

Nuestra 8ª Asamblea Diocesana Postsinodal tuvo como objetivo: “Compartir las experiencias sobre las inquietudes y motivaciones que la Misión Continental y el 4º Plan Diocesano de Pastoral han suscitado en los procesos comunitarios de evangelización, tanto en el nivel de base como a nivel parroquial”.

Con gusto les ofrecemos los materiales […]

Homilía del 6º domingo ordinario 2011

“Si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes al Reino de los cielos” (Mt 5, 20). Esta petición de Jesús a sus discípulos nos orienta en relación a nuestra vida: no nos tenemos que consolar, como muchas personas expresan, con no matar, no robar, no meterse con nadie, creyendo que no se está en pecado. Así vivían los fariseos y escribas y se proclamaban buenos y justos, pero estaban lejos de la vida del Reino de Dios.

Homilía del 5º domingo ordinario 2011

;»>“Ustedes son la luz del mundo” (Mt 5, 14). Con estas palabras Jesús indica a sus discípulos en qué consiste su vida y su misión. Son palabras que nosotros tenemos que llevar en lo más profundo de nuestro corazón, puesto que en el Bautismo fuimos iluminados por Cristo y se nos pidió vivir siempre como hijos e hijas de la luz. De aquí la otra petición de Jesús: “Que […] brille la luz de ustedes ante los hombres” (v. 16). El discípulo, al igual que el Maestro, tiene que ser luz.